El origen del txoko

Un txoko, ese sitio, ese rincón, ese escondite, donde un grupo de amigos, o mejor dicho, donde la kuadrilla se reúne ya sea para comer, charlar o tomarse algo. Aunque antes de seguir hablando de él, mejor conocer primero su origen, ¿no?

Como todos sabemos la sociedad vasca es matriarcal, es decir, la familia se sostiene en la figura de la ama. Las teorías más eruditas y resabidas hablan de la Gran Madre Vasca y su proyección de la Madre Naturaleza, cuando en realidad es algo mucho más sencillo: el hombre vasco desde su nacimiento teme a la mujer, sea cual sea el parentesco o lazo de unión entre ellos. Así que imagínense el S.XVII, el hombre que llega a casa después de segar y quiere comentar el día, con un txikito en la mano… Pero la señora, que lleva el día en el baserri currando, cuando llegaba el marido todo eran órdenes, que si había sacado la basura, que si había comprado el pan y cosas típicas del S. XVII. Por lo que el hombre, como buen vasco por miedo a su señora montó un txoko debajo del baserri para juntarse con la kuadrilla y así poder tomarse sus txikitos y hacerse sus parrillas con la kuadrilla las veces que quisiera.

Y así es como nació el txoko y desde su origen como tal no ha cambiado tanto, ¿no? Quizás para los más puristas para que un txoko sea txoko sea necesaria una cocina, una bodega con vinos y una mesa donde quepan unos buenos txuletones. Sin embargo, desde Dilistak creemos que el txoko tiene que ser el punto de encuentro de la kuadrilla, unas sillas de playa pueden ser suficientes para que un grupo de amigos se sienta a gusto, aunque haya que cambiar un rico txuletón por unas patatas fritas en su punto de sal.

Sea tu txoko como sea, en Dilistak sabemos que hay cosas que son parte del txoko y deben quedar ahí, o como pone en nuestra camiseta “Lo que pasa en el txoko se queda en el txoko”. Búscala en nuestra tienda y si eres de esos que tiene la suerte de tener un txoko con cocina, quizá te interese nuestro delantal, que es de talla única y lo podréis usar varios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.