Un txoko, ese sitio, ese rincón, ese escondite, donde un grupo de amigos, o mejor dicho, donde la kuadrilla se reúne ya sea para comer, charlar o tomarse algo. Aunque antes de seguir hablando de él, mejor conocer primero su origen, ¿no?

Como todos sabemos la sociedad vasca es matriarcal, es decir, la familia se sostiene en la figura de la ama. Las teorías más eruditas y resabidas hablan de la Gran Madre Vasca y su proyección de la Madre Naturaleza, cuando en realidad es algo mucho más sencillo: el hombre vasco desde su nacimiento teme a la mujer, sea cual sea el parentesco o lazo de unión entre ellos. Así que imagínense el S.XVII, el hombre que llega a casa después de segar y quiere comentar el día, con un txikito en la mano… Pero la señora, que lleva el día en el baserri currando, cuando llegaba el marido todo eran órdenes, que si había sacado la basura, que si había comprado el pan y cosas típicas del S. XVII. Por lo que el hombre, como buen vasco por miedo a su señora montó un txoko debajo del baserri para juntarse con la kuadrilla y así poder tomarse sus txikitos y hacerse sus parrillas con la kuadrilla las veces que quisiera.

Y así es como nació el txoko y desde su origen como tal no ha cambiado tanto, ¿no? Quizás para los más puristas para que un txoko sea txoko sea necesaria una cocina, una bodega con vinos y una mesa donde quepan unos buenos txuletones. Sin embargo, desde Dilistak creemos que el txoko tiene que ser el punto de encuentro de la kuadrilla, unas sillas de playa pueden ser suficientes para que un grupo de amigos se sienta a gusto, aunque haya que cambiar un rico txuletón por unas patatas fritas en su punto de sal.

Sea tu txoko como sea, en Dilistak sabemos que hay cosas que son parte del txoko y deben quedar ahí, o como pone en nuestra camiseta “Lo que pasa en el txoko se queda en el txoko”. Búscala en nuestra tienda y si eres de esos que tiene la suerte de tener un txoko con cocina, quizá te interese nuestro delantal, que es de talla única y lo podréis usar varios.


Esta semana os traemos la historia de una de las piezas urbanísticas más retratadas a lo largo de todo el Pais Vasco. Es simplemente una barandilla, la cuál, en 2010 cumplió nada más y nada menos que 100 años, y donde seguramente, habréis estado apoyados en más de una ocasión. Nuestra protagonista es la barandilla del Paseo de La Concha, en Donostia.

barandilla_donostia

Fuente: sansebastianturismo.com

Su nacimiento fué en 1910, año en el que el Ayuntamiento de la ciudad, aprovechando el auge que supuso la llegada de la reina Isabel II a Donostia, impulsó una reforma integral en la calle de los Baños, actual paseo de La Concha. El presupuesto fué de 5.700 pesetas de la época, unos 34 euros de ahora. La labor del arquitecto municipal, Rafael Alday, fué clave en esta remodelación que sirvió para convertir La Concha en Playa Real, digna de una monarca de la época.

Poco ha cambiado esta barandilla desde principios del siglo XX aunque para ello, se han tenido que acometer continuas labores de mantenimiento debido a temporales, como el registrado en marzo de 2008, que arrancó de cuajo quince metros de barandilla. La empresa encargada de estas labores de restauración, además de su fabricación y venta es Mendia y Murua, la cuál, asegura que su reproducción no es nada fácil, ya que requiere de una elaboración manual. Como detalle, la imágen no está registrada, por lo que todos aquellos que lo deseen pueden hacerse con una copia, siendo posible encontrar este icono donostiarra en Marbella, Madrid y varios puntos de Gipuzkoa.

barandilladelaconcha-medidas

Fuente: mendiaymurua.com

Una de las curiosidades, recorriendo todos los cientos de metros de barandilla, es que todas son iguales menos una. Si observáis con atención, podréis comprobar cómo justo una pieza de la mitad del tramo de barandilla está al revés. La flor mira hacia la bahía, dando la espalda a los paseantes. Os podría decir dónde se encuentra, pero preferimos que la busqueis y nos envieis una foto. :)

Una anécdota más es la gran similitud entre esta barandilla y la de la gran escalinata del desafortunado transatlántico Titanic. Son nueve las coincidencias que presentan la barandilla de la playa de la Concha con la de este barco. Las estructuras ornamentales fueron fabricadas el mismo año y con idéntico diseño pese a que sus respectivos constructores, el arquitecto municipal Juan Rafael Alday y el británico Thomas Andrews, no se conocían.

Para finalizar, cada mes de abril, estudiantes de danza de todo el Pais Vasco, realizan una vistosa exhibición, donde la barandilla les sirve de barra artística, siendo esta la mayor protagonista del espectáculo.

Desde Dilistak esperamos que esta belleza que bordea la playa de La Concha, continúe otros 100 años más.


Son muchos los temas que queremos compartir con todos vosotros a través del blog de Dilistak. Una de las temáticas que nos llama especialmente la atención y que hoy tenemos el placer de inaugurar es “¿cuál es el origen de…?”. En esta categoría os contaremos y debatiremos con vosotros de dónde vienen algunas de las palabras y  expresiones vascas más conocidas.

cojín_sirimiri_salón

Aunque el tiempo no nos ha querido acompañar, y por más que estamos en Noviembre parece verano. ¡Bienvenidos a Euskadi Tropical!. Hace unos cuantos días que queríamos hablaros del origen del termino sirimiri, que tanto usamos, y por desgracia que no solo usamos en los meses de invierno.

El termino sirimiri es de origen onomatopéyico procedente de txirri-txirri, que significa poquito a poco o suavemente, pero de forma continuada, como la lluvia.

cojín_sirimiri_nube_dilistak

Os queremos enseñar uno de los cojines que tenemos en nuestra tienda que seguro que alegraran vuestro salón. Es perfecto para regalarlo a alguien al que quieras sacarle una sonrisa o auto-regalarselo. Forma parte de un línea de tres cojines, que definen palabras vascas con mucho humor. Si éste te ha gustado, no te pierdas los demás, pincha aquí.